Vitaminas para la Autoestima (eleva la tuya)

Cuando hablamos de autoestima muchas personas piensan, la mía es muy buena, es fuerte, fui criado en un buen ambiente o en un hogar estable así que supongo que estoy bien en ese sentido; sin embargo muchas acciones y elecciones que tomas a diario (hasta de forma inconsciente) parecen comunicar lo contrario.



¿Qué puedes hacer para validar el estado actual de la tuya? y en segundo lugar, ¿qué puedes hacer para fortalecerla?

Empecemos por el principio y es entender a qué nos referimos cuando hablamos de este concepto.

¿Qué es?

De manera muy simple, se refiere al sentido general que una persona tiene sobre su valía (lo que cada uno considera que vale).  Es una especie de auto-percepción de cuánto vales, te apruebas o te aprecias.

la autoestima
Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

De acuerdo con el experto en autoestima Morris Rosenberg, es simplemente la actitud favorable o desfavorable hacia uno mismo.

Hay factores que inciden en tu autoestima.  Estos son algunos de ellos:  experiencias vitales, genética, personalidad, pensamientos, circunstancias sociales y reacciones de los demás.

Tip esencial

La autoestima no es fija, por el contrario es maleable y medible.  Eso es magnífico porque puedes medirla y mejorarla.

¿Cómo puedes hacer para validar el estado actual de la tuya?

Aunque hay pruebas psicológicas que pueden ayudar a medirla, además del trabajo con un experto en este campo, hay algunas conductas o características que te pueden servir de guía para validar tu estado actual en este sentido.

autoestima baja
Photo by Darby Henjum on Unsplash

Una es si estás abierto a la crítica y a la retroalimentación, porque entiendes que esto te ayuda a crecer y que tu valía no depende de cómo te ven los demás.  Otra es que reconoces tus errores de forma clara.  También el sentirte cómodo al dar y recibir cumplidos, así como mostrar armonía entre lo que dices y haces.

Las personas con alta autoestima no tienen miedo de mostrar su curiosidad, discutir sus experiencias, ideas y oportunidades. También pueden disfrutar de los aspectos humorísticos de sus vidas, se ríen de sí mismos sin mayores inconvenientes y se sienten cómodos practicando la asertividad.

Otros aspectos que resaltan en alguien con alta autoestima son:  se aprecian a sí mismo y a otros; disfrutan al crecer como personas y encuentran significado para sus vidas; son capaces de lograr introspecciones profundas; toman sus propias decisiones y aunque otros opinen y ellos escuchen, actúan de acuerdo con sus principios e ideas y tienen claros su valores;  se concentran con mayor facilidad en resolver problemas en sus vidas; suelen tener relaciones amorosas y respetuosas.

Dan sus opiniones con valor y consideración, son amables al hacerlo pero sin dejar de compartir sus deseos y necesidades.  Se esfuerzan por dejar huellas positivas en otras personas.  Evitan detenerse en el pasado y se concentran mucho en el momento presente.  Creen que son iguales a los demás, ni mejores ni peores.

Rechazan la manipulación.  Mantienen mejor un equilibrio saludable entre el trabajo, el juego y la relajación.  Aceptan desafíos y se arriesgan para crecer, aunque haya fallas.  Expresan sin temor sus gustos, su sentimientos o disgustos, con la consideración correspondiente a los demás.

Ya viste cómo puede lucir una alta y saludable autoestima, ahora es tiempo de ver el lado contrario.

Cuáles son algunos indicios de autoestima baja

Si te enojas o te irritas fácilmente, además de ser falta de autocontrol, puede estar vinculado a tu estima.  Sientes que tu opinión no es importante o que lo que haces nunca es lo suficientemente bueno.  Eres demasiado sensible a las opiniones de los demás o le das excesiva relevancia.



Dudas de cada decisión y no ves el ambiente o mundo que te rodea (no importa cuál sea) como un lugar seguro.  Experimentas con cierta regularidad emociones de tristeza e inutilidad.  Te cuesta mantener relaciones y las que tienes percibes que no son amorosas o saludables.

Evitas correr riesgos o probar cosas nuevas.  Te resulta difícil fijar límites lo que abre la puerta a que otros rebasen lo que estás dispuesto a permitir.  Prestas más atención a tus puntos débiles.  No te sientes seguro sobre quién eres.  Sientes que la experiencias negativas te consumen.  Te cuesta mucho decir no, aunque a veces sea lo que realmente quieres decir.

Para ti es un desafío pedir que satisfagan tus necesidades.  Tiendes a tener una perspectiva pesimista y negativa de la vida.  Dudas de tus habilidades o posibilidades de éxito.  Experimentas emociones negativas como miedo, ansiedad o depresión con cierto grado de frecuencia.  Te comparas mucho con los demás y a menudo ellos son mejores que tú.

Si llegaste a la conclusión que estás más del lado de quienes tienen una autoestima baja, presta atención a lo que puedes hacer.

Cómo fortalecerla, 6 sugerencias claves

La buena noticia es que numerosos estudios han encontrado manera de fortalecer la autoestima en niños, jóvenes y hasta en adultos.

Un dato interesante es que hay una correlación entre el optimismo y tu propia estima.

Te compartimos estos seis consejos prácticos del investigador y experto en autoestima Dr. John M. Grohol.  Le añadimos, por supuesto, algunas ideas adicionales para que los puedas complementar.

#1  Haz un inventario inicial de autoestima para darte una línea de base

No se puede mejorar lo que no se mide y para saber si estás logrando robustecer tu autoestima requieres tener una idea más clara de dónde te encuentras en este momento.

Puede ser algo tan simple como escribir 10 de tus fortalezas o talentos o 10 aspectos que las personas admiran o reconocen de ti y 10 de tus debilidades. Esto al menos te dará un punto de partida para comenzar a desarrollar una concepción honesta y realista de ti mismo.

Photo by Darby Henjum on Unsplash

Si quieres profundizar más en este sentido puedes escribir tu historia.  Describe quién eres desde tu ser interior, lo que te gusta, te apasiona o disfrutas, lo que anhelas con vehemencia, situaciones o vivencias que te conectan con un estado de felicidad.

Fíjate que no hablamos de que describas quién eres desde el punto externo, es decir tu profesión, cargo o posición, títulos o reconocimientos.  Es una descripción de adentro hacia afuera.

#2 Establecer expectativas realistas

Establece objetivos pequeños y alcanzables que estén a tu alcance. Si generas expectativas demasiado altas o esperas que al cambiar tú también cambien los demás (algo que está totalmente fuera de tu control) vas a sentir que no avanzas y con seguridad, claudicarás en tu intención de mejorar tu autoestima.

#3 Reconoce tus logros y errores y evita el perfeccionismo

Sabemos que de manera consciente sabes que nadie es perfecto, y tratar de serlo solo conducirá a la decepción.  Sin embargo cuando eres dado al perfeccionismo te obsesionas con lograr que todo salga de acuerdo con tus deseos, elevados estándares o expectativas.

Reconoce tus logros en la misma medida que reconoces tus errores.  Así mantendrás una actitud positiva mientras aprendes  y creces.  Comienza a mirar tus errores como puentes hacia el crecimiento.

Ante cualquier fallo que hayas vivido, recuerda las decisiones que tomaste y hazte preguntas de reflexión como:  ¿Cómo moldeó a la persona que eres actualmente la decisión que tomaste ante aquel error o desafío?

#4 Sé más introspectivo y conócete más y más

No se puede exagerar la importancia de conocerte a ti mismo y estar en paz con quien eres. Es un proceso de ensayo y error que te conducirá a aprender cosas nuevas sobre ti, pero es un viaje que debes emprender con propósito y consistencia.

Practica actividades y ejercicios de introspección, meditación, reflexiones diarias, semanales. Un ejemplo de estos ejercicios puede ser responder 6 cosas que te gustan o disfrutas mucho y que consideras puedes hacer con facilidad.



Date espacios a solas en los que converses contigo mismo, respondas preguntas que consideres difíciles y sé lo más honesto y transparente posible en estas conversaciones contigo mismo.

#5 Ajusta tu auto-imagen cada vez que sea necesario

Todos cambian a medida que envejecen y crecen.  Debes estar dispuesto a ajustar tu propia imagen y mantenerte al día con esa persona que eres ahora.  Recuerda que somos seres siempre cambiantes.  Establece objetivos significativos que mantengan coherencia con la persona que eres hoy.

#6 Deja de compararte con otros

Esta es una trampa en la que es muy fácil caer en esta era, con la influencia de las redes sociales donde muchas personas se empeñan en proyectar una apariencia pública pulida, perfecta y feliz (lo cual no es real).

La única persona con la que deberías compararte es contigo mismo.  Mide tu mejora continua, tu capacidad de reinvención de acuerdo con las nuevas demandas, de adaptarte a situaciones diversas que están fuera de tu zona de comodidad.

Algunos otros tips que vale la pena probar para darle más vitaminas a la autoestima

Descansa apropiadamente, cuando estás muy cansado y no estás recargándote apropiadamente es muy fácil caer en el pesimismo que no ayuda a construir una autoestima poderosa.  

Photo by Heather Ford on Unsplash

Aprende a manejar tus errores de forma positiva, ríete de ellos.  Por más desafiantes que sean a veces las lecciones y las faltas que cometas debes poder perdonarte, aceptar con gracia que te equivocaste y volver a intentar lo que sea que quieras emprender, con esos aprendizajes a tu favor.

Rodéate de personas que te brinden apoyo no de personas que se enfoquen en lo negativo de las experiencias y asegúrate de ser también una persona que apoya y anima a otros.

Cuando enfrentes uno de esos días en el que todo parece salir mal, conecta con recuerdos de experiencias en las que todo salió muy bien.  El recordar tus logros te ayuda a validar que también has tenido resultados exitosos y que esta situación es solo un desafío de la vida.

Comienza a mirar más los problemas y las equivocaciones como maneras de crecer y aprender y no como mala suerte o torpeza personal.  Pregúntate:  para qué me sucede esto, en términos de aprendizaje qué puedo llevarme.

Muévete, además que al hacerlo elevas en un porcentaje la capacidad de tu cerebro para pensar, te ayudas a liberar estrés y endorfinas.  Puede ser una caminata rápida.  Si puedes haz también algunas poses de poder.

Incluye con cierta regularidad o frecuencia un detox de redes sociales.  Gasta menos tiempo mirando una pantalla y más tiempo experimentando tu mundo real, lo que te rodea.  Conéctate más con la gente estando presente, usando tus sentidos y no a través de mensajes de redes sociales.

Practica afirmaciones. Como ya hemos dicho en múltiples ocasiones en otras entradas de este sitio, si están bien formuladas son una tremenda herramienta para recablear y reprogramar tu cerebro y que sea a tu favor.

31 Poderosas Afirmaciones de *Amor* Propio y Autoestima

Cuéntanos

Disfrutaste nuestra entrada Vitaminas para una Autoestima Saludable (Eleva la Autoestima).  ¿Qué opinas de estas ideas?  Practicas ya alguna de estas actividades, ¿cuál ha sido tu experiencia?, ¿cómo sientes que estás actualmente en este aspecto?



Piensas que se puede fortalecer la actitud o que no es posible.

Como siempre te recordamos que nos encantaría recibir tus comentarios y sugerencias.


Y por supuesto, si quieres suscríbete, comparte y reparte alegría y color.  Sharing is Caring.  Gracias por visitarnos.

Haz click en la frase Sí quiero mi regalo y suscríbete en A Colorful Day llenando la forma. Recibirás 2 lecciones de REGALO de nuestro programa Vive a Todo Color

Sí quiero mi regalo

Author

Write A Comment

Pin It